En Que Comida Se Encuentra El Litio
6 nutrientes esenciales para la tiroides Consejos para el buen funcionamiento del ‘motor del cuerpo’

Zinc Mineral que se encuentra en una amplia variedad de alimentos ricos en proteínas, como la carne, alimentos de mar, la yema de huevo, hígado, algas, legumbres, frutos secos, nueces pecán, y soja. Yodo

Oligoelemento que se encuentra principalmente en los mariscos, almejas, mejillones, salmón, atún, algas, plantas que crecen en suelos ricos en yodo, sal de mar sin refinar y sal de mesa yodada. También en huevos, calabaza, acelga, champiñones y semillas de sésamo.

  • Sabías que.
  • Cocinar con agua de mar es una buena alternativa para no tener carencia del mismo.
  • Selenio Mineral que se encuentra principalmente en mariscos, atún y pescados.
  • También se puede encontrar en arroz integral, quinoa, trigo sarraceno, pasas de uva, nueces, cebolla, ajo, queso, huevos, pollo, carne de vaca.

Sabías qué.la población argentina tiene carencias de este mineral ya que no se consumenproductos de mar a diario y el suelo no tiene selenio. Litio Las legumbres como guisantes secos y frijoles, lentejas, garbanzos y soja, contienen algunas de las cantidades más altas de litio disponibles en los alimentos.

  • Las verduras contienen significativamente menos litio que las leguminosas.
  • Se concentra también en los crustáceos y moluscos, y para una cantidad muy pequeña en el pescado.
  • Los pistachos son una fuente conocida de litio.
  • Sabías.si una persona está medicada con litio desarrolla hipotiroidismo, el cuál es reversible, es decir, que sacando el litio la glándula vuelve a funcionar perfectamente.

Vitamina A La podemos encontrar en zanahorias, batatas, calabazas, zapallos, ají, espinacas, lechuga, brócoli, coles de Bruselas, tomates; y en las frutas como el damasco, durazno, melón, papaya, mango. Las principales fuentes en el reino animal, son la yema de huevo y el aceite de hígado de pescado.

Sabías qué. podes las frutas y hortalizas con de color rojo, naranja y amarillo, o también en vegetales verdes oscuros son los que más vitamina A contienen. Hierro Las fuentes de alimentos ricos en hierro incluyen carne (especialmente hígado), pollo, pescado, almejas, ostras, legumbres, espinacas y hortalizas de hoja verde.

Sabías qué.podemos incrementar el hierro en sangre hirviendo una buena cantidad de lentejas y bebiendo el agua donde se concentra el hierro. : 6 nutrientes esenciales para la tiroides

¿Qué fruta contiene litio?

Importancia del litio en la alimentación Alimentándote para ser feliz Es momento de estar tranquilos, felices y conscientes de los cambios que han impactado estos últimos meses en nuestras vidas por causa del COVID19. Por ello es importante llevar una buena alimentación y consumir alimentos que contengan Litio, En Que Comida Se Encuentra El Litio El litio nos permite estar tranquilos, no sólo es un fármaco que se suministra ante trastornos del estado de ánimo como bipolaridad o depresión, sino que esta sal se encuentra en alimentos y es la que a través de procesos químicos en nuestro cerebro, nos permite mentalmente permanecer saludables.

  1. Esto quiere decir que cada reacción de emoción positiva, optimismo, felicidad, alegría es debido a nuestros niveles adecuados de litio.
  2. Leguminosas: Frijoles, lentejas, habas, garbanzos y chicharos.• Frutos: Moras, fresas, grosellas y frambuesas, fresas.• Cereales integrales: arroz, trigo y maíz.• Hortalizas: Papas, jitomate, Tomates y pimiento.• Vegetales : Calabaza, Espárragos y Champiñones (específicamente)• Pescado, Riñones e Hígado (vísceras)• Productos lácteos • Alfalfa El exceso de cafeína y alcohol tiene como efecto la ansiedad y la depresión La primera consecuencia de niveles de litio pobres afecta a la salud mental.

Para evitarlo, necesitamos preocuparnos más sobre cómo nos alimentamos, preguntarnos siempre ¿Qué contiene?, ¿De dónde proviene? ¿Cómo fue realizado ese alimento? En Que Comida Se Encuentra El Litio No debemos alimentarnos sólo por satisfacer el apetito sino pensar más allá. Es fundamental nutrir y cuidar nuestra mente para poder tomar mejores decisiones, ver la vida de una manera positiva y actuar en nuestra sociedad sanamente. Y mucho más ahora en momentos como los que debemos afrontar. Andrea Moreno

Somos un medio de comunicación selecto y multidisciplinar con contenido avalado por una red de colaboradores hispanohablantes de todo el planeta.Para nosotras, el Universo del lujo, además de estar unido al glamur y a proyectos exclusivos, está también unido a la cultura, estrechamente ligado a la literatura y a toda manifestación artística, se representa también en la sostenibilidad y en una inmersión cultural del planeta respetuosa y alquímica.¡Síguenos en nuestras redes!

: Importancia del litio en la alimentación

¿Qué alimentos contienen el litio?

En Que Comida Se Encuentra El Litio 24/Apr/2018 Los principales usos del Litio son en baterias, vidrio cerámico, grasas lubricantes, aire acondicionado, entre otros.

¿Cómo saber si me hace falta litio?

Somnolencia. temblor de una parte del cuerpo que no puede controlar. debilidad, rigidez, espasmo o tensión muscular. pérdida de coordinación.

¿Qué causa la falta de litio en el cuerpo?

Episodios maniacos e hipomaniacos (tratamiento agudo) Trastornos depresivos resistentes. Trastorno esquizoafectivo.

¿Cuál es el alimento más rico en litio?

Las legumbres como guisantes secos y frijoles, lentejas, garbanzos y soja, contienen algunas de las cantidades más altas de litio disponibles en los alimentos.

¿Cómo obtener litio de manera natural?

El litio se extrae a partir de tres tipos de depósitos: salmueras, pegmatitas y rocas sedimentarias. Depósitos de salmuera representan alrededor del 66% de los recursos de litio a nivel mundial y se encuentran principalmente en las salinas de Chile, Argentina, China y el Tíbet.

¿Qué fruta quita la ansiedad?

Frutos rojos – Los frutos rojos ricos en antioxidantes por lo que resultan ideales para combatir la ansiedad. No dudes en incluir moras, fresas, arándanos y frambuesas a tu dieta. 8

¿Cuánto litio necesita el cuerpo humano?

El Litio es un metal que no se halla libre en la naturaleza, hasta la actualidad se desconoce su función fisiológica en el organismo, en el que normalmente se halla en una concentración sérica de 10 a 20 nanogramos por litro.

¿Qué organos afecta el litio?

¿Qué efecto tiene el litio en la salud de las personas que lo ingieren diariamente a través del agua? – El Agua El litio se utiliza en forma de sales para tratar enfermedades psiquiátricas como el trastorno bipolar (psicosis maniaco-depresiva) y depresiones, ya que funciona como un estabilizador del ánimo.

Sin embargo por el momento no existe información sobre el impacto que el litio puede tener en la salud de las personas que lo ingieren diariamente a través del agua.Existe muy poca información en cuanto a la cantidad de litio presente en el agua subterránea que consumen las poblaciones de algunas regiones y los efectos que este elemento tiene en su salud aunque se cree que los efectos en los adultos que consumen agua con litio son los mismos que produce el litio utilizado como tratamiento médico, es decir, efectos negativos en tiroides y riñones.

El litio encabeza la familia de los metales alcalinos en la tabla periódica. Es el metal sólido más ligero, es blando, de bajo punto de fusión y reactivo. El principal uso industrial del litio es en forma de estearato de litio como espesante para grasas lubricantes.

Tanto el bromuro como el cloruro de litio forman salmueras concentradas que tienen la propiedad de absorber humedad en un intervalo amplio de temperaturas; estas salmueras se emplean en los sistemas comerciales de aire acondicionado. El hidróxido de litio representa un peligro potencialmente significativo porque es extremadamente corrosivo.

Se debe prestar especial atención a los organismos acuáticos. Otras aplicaciones importantes de compuestos de litio son en cerámica, de modo específico en la formulación de esmaltes para porcelana; como aditivo para alargar la vida y el rendimiento en acumuladores alcalinos y en soldadura autógena y soldadura para latón.

  1. El litio es un elemento moderadamente abundante y está presente en la corteza terrestre en 65 partes por millón (ppm).
  2. En forma de sales, se utiliza para tratar enfermedades psiquiátricas como el trastorno bipolar (psicosis maniaco-depresiva) y las depresiones recurrentes, ya que funciona como un estabilizador del ánimo.

Son bien conocidos los efectos secundarios que acarrea el litio cuando se utiliza como medicamento. El litio puede afectar las funciones de la glándula tiroides y de los riñones, y a las mujeres embarazadas se les recomienda no consumirlo ya que puede afectar el desarrollo del feto.

  1. El es un trastorno metabólico que puede provocar depresión, fatiga, pérdida de memoria, aumento de peso y sensibilidad al frío.
  2. La aparición de estos efectos indeseables no es igual en todas las personas.
  3. Muchos apenas tienen importancia, otros pasan con el tiempo y otros pueden ser indicativos de toxicidad.

Sin embargo por el momento no existe información sobre el impacto que el litio puede tener en la salud de las personas que lo ingieren diariamente a través del agua. En la provincia de Salta (noroeste de Argentina), se han encontrado niveles elevados de arsénico, litio, cesio, rubidio y boro en el agua corriente y en la orina de algunas de las mujeres.

Existe muy poca información en cuanto a la cantidad de litio presente en el agua subterránea que consumen las poblaciones de algunas regiones y los efectos que este elemento tiene en su salud aunque se cree que los efectos en los adultos que consumen agua con litio son los mismos que produce el litio utilizado como tratamiento médico, es decir, efectos negativos en tiroides y riñones.

No se sabe a ciencia cierta en que lugares del mundo existen niveles elevados de litio en el agua que se utiliza para beber. Sin embargo, en algunas regiones, como las montañas de los Andes y concretamente Bolivia cuenta con grandes reservas de litio en su desierto de sal, el Salar de Uyuni.

La gente que bebe este agua tiene altos niveles de litio en su sangre. Para determinar la cantidad de sustancias presentes en el agua se está utilizando espectrometría de masas, técnica muy común para analizar la composición de elementos químicos. La cantidad de litio que ingieren mediante el agua que beben equivale aproximadamente a la décima parte de la dosis diaria tomada por quienes padecen trastorno bipolar, según la Dra.

Karin Broberg, médico especialista en patologías laborales y ambientales de la, Sin embargo, llevan toda la vida absorbiendo ese litio, incluso desde antes de nacer. Desconocemos de qué manera repercute esto en su salud. En muchos sitios se considera que las aguas subterráneas son mejores para beber que las procedentes de lagos y ríos, con frecuencia contaminados.

  1. Pero en Bangladesh este hábito ha causado problemas de salud muy graves, puesto que se ha descubierto que el agua procedente de pozos contenía arsénico.
  2. Apenas se conoce la concentración de litio y otras sustancias potencialmente peligrosas en las aguas subterráneas de buena parte del mundo, pero convendría averiguarlo.

: ¿Qué efecto tiene el litio en la salud de las personas que lo ingieren diariamente a través del agua? – El Agua

¿Que no puede comer una persona bipolar?

PALABRAS CLAVE

Depresión bipolar, Dieta, Nutrición, Ácidos grasos omega-3, N-acetilcisteína, Vitamina D, Dieta mediterránea

PUNTOS CLAVE

La creciente investigación ha identificado la calidad de la dieta como un importante contribuyente potencial a la estabilidad y expresión del estado de ánimo. Los patrones dietéticos mediterráneos en comparación con los patrones dietéticos occidentales pueden contribuir a una buena salud mental en general y al trastorno bipolar en particular. Los pacientes con trastorno bipolar tienden a tener una dieta de peor calidad, con una mayor ingesta de azúcar, grasas y carbohidratos. Esto puede contribuir tanto a la mala salud física como a la salud mental. Se ha demostrado que los ácidos grasos omega-3 y la N-acetilcisteína son complementos dietéticos útiles para el control de los síntomas depresivos bipolares.

INTRODUCCIÓN La psiquiatría nutricional es una disciplina emergente centrada en la relación entre los patrones dietéticos y los trastornos de salud mental. Mientras que el papel de la dieta en la salud física está bien reconocido, la relación entre la dieta y la salud mental ha recibido mucha menos atención.

Es bien sabido que la calidad de la dieta está asociada con muchas enfermedades, como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes tipo 2, la hipertensión y los accidentes cerebrovasculares. Por lo tanto, los proveedores de atención médica suelen promover cambios que susciten buenos hábitos alimentarios para prevenir y tratar estas enfermedades.

Sin embargo, el papel de la dieta en la salud mental es mucho menos conocido y con una promoción limitada entre los médicos. Sin embargo, el impacto que la nutrición puede tener en el cerebro es evidente. El cerebro opera a una tasa metabólica muy alta, controlando gran parte de la ingesta de nutrientes del cuerpo para apoyar su estructura y potenciar su función.

  1. La psiquiatría nutricional postula que la dieta puede contribuir a la resiliencia o al riesgo de enfermedad mental.
  2. Durante la última década, ha habido un número creciente de estudios bien diseñados que han demostrado la asociación de una dieta saludable con mejoras en una variedad de enfermedades y síntomas mentales, como depresión, ansiedad, atención e irritabilidad2-9.

Además, los tamaños de sus efectos positivos sugieren que ciertas intervenciones dietéticas pueden ser clínicamente relevantes para los pacientes, aunque hasta el momento, no hay datos disponibles sobre el impacto terapéutico de los cambios dietéticos en las enfermedades mentales existentes10.

El efecto de la dieta en los trastornos depresivos mayores ha sido recientemente un área de estudio más intenso. Dos metaanálisis de la dieta y la depresión han respaldado la observación de que una dieta de estilo mediterráneo se asocia con un efecto protector sobre la depresión (así como el accidente cerebrovascular y los deterioros cognitivos), mientras que un patrón dietético occidental se asocia con una mayor probabilidad de depresión.4,11 En otro metaanálisis, Laiy col.3 concluyeron que las dietas que enfatizaban frutas, verduras, pescado y cereales integrales se asociaban con un menor riesgo de depresión.

Estos resultados sugieren que lo que comemos puede marcar una diferencia en cómo pensamos, o al menos en cómo nos sentimos. La evaluación del papel que pueden tener la nutrición y los nutracéuticos en el trastorno bipolar ha recibido una atención de investigación muy limitada.

En el cambio de siglo, los datos que estaban disponibles a menudo se extrajeron de análisis secundarios y experimentales de estudios con otros focos de atención, a menudo cono una interpretación poco clara.12 Sin embargo, con los hallazgos recientes del papel que la dieta puede desempeñar en la depresión y un nuevo marco para comprender la relación entre la nutrición y los síntomas afectivos, ha habido un mayor enfoque en la nutrición en el trastorno bipolar.

El propósito de este artículo es revisar las investigaciones recientes realizadas sobre nutrición y trastorno bipolar, con especial énfasis en su fase depresiva. También se discute el potencial de las intervenciones nutricionales para las depresiones bipolares.

NUTRICIÓN EN EL TRASTORNO BIPOLAR En el siglo pasado, la industria alimentaria ha experimentado una enorme transformación, lo que ha resultado en aumentos sustanciales en la producción, disponibilidad, publicidad y venta de alimentos.12 Estos cambios han provocado cambios profundos en la composición de las dietas a nivel mundial, lo que a su vez, ha contribuido al aumento de la carga de enfermedades (como las enfermedades cardiovasculares, los accidentes cerebrovasculares y la hipertensión) durante la última parte del siglo XX.13,14 Como se ha señalado anteriormente, la dieta occidental ha sido objeto de un mayor escrutinio por su papel en estas enfermedades.

Una dieta occidental refleja un mayor consumo de alimentos como carnes procesadas, pizza, patatas fritas, hamburguesas, pan blanco, azúcar, bebidas edulcoradas y cerveza, un patrón que refleja una alta ingesta de grasas saturadas, sodio, nitritos y carbohidratos refinados, que incluyen azúcares.

En la investigación de la salud, este patrón dietético se compara con frecuencia con una dieta mediterránea, que enfatiza el consumo de frutas, verduras, pescado y granos integrales, al tiempo que limita las grasas no saludables. Datos recientes del estudio de cohorte SUN (Seguimiento Universidad de Navarra) en España, un estudio longitudinal en curso de 10.094 adultos, demostraron una asociación inversa entre el nivel de adherencia a un patrón dietético mediterráneo y el riesgo de depresión7.

La cohorte Whitehall II, un estudio longitudinal con sede en Gran Bretaña con 3.486 participantes encontró un mayor riesgo de depresión autoinformada después de 5 años para aquellos que se adhieren con más fuerza a un patrón de dieta de estilo occidental, y un riesgo reducido para aquellos que siguen una patrón de dieta de alimentos integrales.15 Estos hallazgos también han planteado la pregunta sobre la dieta y el trastorno bipolar, especialmente dada la preocupación de que muchos pacientes bipolares tienen un mayor riesgo de síndrome metabólico.

¿Qué tipo de dietas suelen tener los pacientes con trastorno bipolar? Se han realizado algunos estudios transversales que han evaluado las dietas en pequeños grupos de pacientes bipolares. Jacka y col.16 compararon las dietas de 23 mujeres con trastorno bipolarcon 691 mujeres sin antecedentes de depresión.

Descubrieron que las pacientes bipolares tenían una dieta con mayor ingesta energética y mayor carga glucémica que los controles. Además, los puntajes de la dieta mostraron un mayor consumo del patrón dietético de estilo occidental y puntajes más bajos para un patrón dietético tradicional (verduras, frutas, carne de res, cordero, pescado y alimentos integrales).

  1. Elmslie y col.17 revisaron el consumo de alimentos de las 24 horas anteriores de 89 pacientes ambulatorios bipolares en comparación con 445 sujetos control de la misma edad y sexo.
  2. Descubrieron que los pacientes bipolares consumían más carbohidratos totales, sacarosa, bebidas no alcohólicas, bebidas edulcoradas, pasteles y dulces.

Kilbourne y col.18 en su revisión de la nutrición en los veteranos, evaluaron los informes de estilo de vida de 1.945 veteranos con trastorno bipolar y lo compararon con 3.086 veteranos sin trastornos mentales diagnosticados. No encontraron una diferencia en la ingesta de frutas y verduras informada, pero observaron que esto en realidad reflejaba el nivel generalmente bajo de ingesta en la población general.

Lo que estos estudios subrayan es que los pacientes bipolares tienden a consumir una dieta poco saludable, pero se desconoce cómo la dieta y el trastorno bipolar pueden interactuar entre sí. Es posible que la mala calidad de la dieta pueda tener un papel causal en el trastorno bipolar. Es posible que la mala calidad de la dieta represente un factor de estilo de vida asociado con la enfermedad.

Es posible que la mala calidad de la dieta sea causada por los tratamientos para la enfermedad. Es posible que los pacientes bipolares consuman preferentemente alimentos dulces y grasos como método de automedicación19. También es posible que la calidad de la dieta y el trastorno bipolar interactúen en más de una de estas formas.

  • Por ejemplo, en el análisis de Kilbourne y col.18 sobre la nutrición en los veteranos, también se identificaron factores de comportamiento en pacientes con trastorno bipolar que contribuirían a una dieta poco saludable en cualquier persona que se involucre en estos comportamientos.
  • Observaron que era mucho más probable que el grupo bipolar informara: comer solo una comida al día, comer solo o tener dificultades para obtener / cocinar alimentos.

El acceso deficiente a la nutrición o las opciones dietéticas limitadas para los pacientes bipolares pueden contribuir directamente a la mala calidad de la dieta. La enfermedad puede ser la causa de decisiones de estilo de vida poco saludables. Además, en la revisión de la dieta de Elmslie y col.17 los investigadores plantearon la hipótesis de que la causa de los malos patrones dietéticos del grupo bipolar (mayor consumo de dulces en el grupo bipolar) puede ser un fenómeno inducido por los medicamentos ya que el 87% de la muestra tomaba medicamentos psicotrópicos, que pueden causar significativamente aumento de peso y síndrome metabólico.

  • En otras palabras, el tratamiento de la enfermedad puede ser la causa de patrones de alimentación poco saludables.
  • Lopresti y Jacka19señalaron que el azúcar puede reducir el cortisol inducido por el estrés y, por lo tanto, puede ser utilizado en exceso por pacientes bipolares, que tienden a tener más factores estresantes en la vida (o peores habilidades de afrontamiento).
You might be interested:  Recetas De Comida Para Los Que Tienen Colitis?

Además, uno de los síntomas principales de la depresión / manía bipolar es un cambio en el apetito y el peso, lo que sugiere que la enfermedad puede inducir la elección de patrones de dieta poco saludables. Finalmente, otros han sugerido que la dieta en realidad puede causar o empeorar la enfermedad bipolar.

  1. Mientras que en el pasado se pensaba que esta hipótesis era algo inverosímil, los nuevos conocimientos sobre el trastorno bipolar nos han llevado a repensar esta posibilidad.
  2. Debido a la nebulosa asociación entre la dieta y la enfermedad bipolar, estudios adicionales han requerido ese control de las variables de confusión para poder evaluar mejor el papel de la dieta en el trastorno bipolar.

MARCO TEÓRICO PARA LA INTERACCIÓN ENTRE NUTRICIÓN Y TRASTORNO BIPOLAR A pesar de la evidencia cada vez mayor del papel de la dieta en el trastorno bipolar, la aceptación y la traducción a la práctica a menudo se han minimizado debido a la falta de marcos teóricos claros sobre los cuales los investigadores puedan construir hipótesis informadas y los médicos puedan integrar en intervenciones efectivas.20 Sin embargo, el incrementode la investigación sobre las vías biológicas que están desreguladas en pacientes con trastorno bipolar ha proporcionado nuevos conocimientos sobre cómo la nutrición puede contribuir al desarrollo de la enfermedad.

  • La mejor comprensión de los procesos inflamatorios, el funcionamiento inmunológico y la neuroprogresión en pacientes bipolares ha proporcionado nuevas hipótesis que desafían la comprensión del desarrollo y tratamiento de los trastornos del estado de ánimo.
  • Lopresti y Jacka19 realizaron una revisión de varias de estas vías biológicas que han mostrado desregulación en el trastorno bipolar y cómo la dieta puede interactuar para inducir o mantener estas desregulaciones.

Incluyen actividad monoaminérgica, procesos inflamatorios, estrés oxidativo, actividad mitocondrial y neuroprogresión. ACTIVIDAD MONOAMINÉRGICA Durante los últimos 50 años, el enfoque del tratamiento de los trastornos del estado de ánimo, especialmente los episodios depresivos, ha estado en los neurotransmisores monoaminérgicos: dopamina, serotonina y norepinefrina.

Se cree que las alteraciones en la regulación y disponibilidad de neurotransmisores pueden causar un efecto en cascada sobre la desregulación del estado de ánimo. Los estudios en animales han determinado que las dietas ricas en grasas pueden afectar directamente la actividad dopaminérgica, noradrenérgica y serotoninérgica en todo el cerebro.21-23 Además, la señalización dopaminérgica desregulada observada en ratas obesas que fueron alimentadas con una dieta alta en grasas pareció inducir más ansias por alimentos grasos.24 Las dietas cetogénicas de las que se ha informado que ayudan con los síntomas depresivos y los trastornos bipolares II25 pueden ejercer su efecto aumentando la actividad dopaminérgica en el sistema mesolímbico.26 Los estudios en animales también han encontrado que una dieta alta en grasas disminuye los niveles de serotonina en el cuerpo y evita que la fluoxetina trate eficazmente los comportamientos de estrés.28 En los seres humanos, se ha observado que los refrigerios hipercalóricos ricos en grasas / azúcares reducen los transportadores de serotonina en el hipotálamo.29 Estos hallazgos sugieren que las dietas poco saludables pueden no apoyar adecuadamente a los neurotransmisores involucrados en la regulación del estado de ánimo, o incluso puede empeorar los síntomas del estado de ánimo.

PROCESOS INFLAMATORIOS Los doctores Rosenblat y McIntyre30 han revisado el papel potencial de la inflamación en el trastorno bipolar en un artículo separado de este número. Esta inflamación sistémica puede ser causada por varios procesos identificados, pero 2 de ellos están relacionados nutricionalmente: la dieta y la deficiencia de vitamina D31.

Existe evidencia consistente de que una dieta mediterránea y un mayor consumo de frutas / verduras se asocia con una reducción de la inflamación,32-35 mientras que un patrón de dieta occidental se asocia con un aumento de la inflamación36. Estas relaciones se exploran más a fondo en la discusión posterior sobre los ácidos grasos omega-3.

NEUROPLASTICIDAD Y NEUROPROGRESIÓN En la última década, ha habido un gran interés en la investigación sobre la plasticidad cerebral en los trastornos del estado de ánimo. El factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) es un neuropéptido que ayuda el crecimiento y la diferenciación de las neuronas.

  • Los estudios han demostrado que una dieta mediterránea se asoció con un aumento de los niveles de BDNF,37 lo que sugiere una mayor capacidad para nutrir las neuronas.
  • Numakawa y col.38 han revisado las interacciones entre la dieta y la actividad alterada del BDNF (destacando también su asociación con la inflamación).

Los estudios en animales han sugerido que las dietas ricas en grasas reducen la expresión de BDNF y disminuyen la cantidad de células recién generadas en el hipocampo39,40. su revisión de nutrición y neurogénesis, Zainuddin y Thuret41 han encontrado que la ingesta calórica, la frecuencia de las comidas y la composición de la dieta de grasas y azúcares afectaron directamente el desarrollo del hipocampo.

Más recientemente, Jacka y col.42 encontraron que los sujetos que mantuvieron un patrón dietético occidental durante un período de 4 años tenían una progresión hacia un volumen del hipocampo izquierdo más pequeño que otros sujetos con dietas más saludables. ESTRÉS EXIDATIVO Un creciente conjunto de evidencia ha implicado el estrés oxidativo y la disfunción mitocondrial en el trastorno bipolar.

Las mitocondrias son responsables de la generación de energía y son extremadamente activas en el cerebro, que es un órgano rico en oxígeno y altamente dependiente de la energía. El metabolismo energético deteriorado desencadena la señalización proapoptótica y el daño oxidativo; esto, a su vez, impide la reparación del ADN mitocondrial.

  1. Estos procesos pueden potenciarse entre sí, lo que lleva a un círculo vicioso, en el que la disfunción mitocondrial conduce al estrés oxidativo, que luego conduce a un mayor daño y disfunción mitocondrial.
  2. Los estudios han demostrado que la dieta puede afectar significativamente el funcionamiento mitocondrial.

Una dieta cetogénica mejora la función metabólica celular y mitocondrial, regula al alza el estado antioxidante mitocondrial y protege el ADN mitocondrial del daño inducido por oxidantes.43-45 Además, una dieta de estilo mediterráneo y un consumo elevado de pescado se han asociado con una disminución de los marcadores de estrés oxidativo.46–48 DEPRESIÓN BIPOLAR Y SUPLEMENTOS NUTRICIONALES Los ejemplos anteriores de interacciones nutricionales con vías biológicas desreguladas han proporcionado mejores hipótesis científicas para comprender las posibles interacciones dieta / estado de ánimo.

En su revisión de la dieta y la depresión, O’Neil y col.10observaron que los estudios han identificado consistentemente patrones dietéticos poco saludables como asociados con la depresión. Sugirieron que lo que se excluye de la dieta puede ser tan importante como lo que se incluye. Si bien la comida no es lo mismo que la medicación, cada vez es más evidente que lo que se come afecta a procesos biológicos que a su vez pueden afectar el estado de ánimo.

Hasta el momento, se desconocen los mecanismos exactos en los pacientes con trastorno bipolar, por lo que no se han codificado pautas coherentes para los ajustes dietéticos. Sin embargo, hay varios ejemplos específicos que han demostrado ser útiles en la práctica clínica.

  1. ÁCIDOS GRASOS OMEGA 3 Una modificación dietética que se menciona con frecuencia para su uso en el trastorno bipolar es la adición de ácidos grasos omega-3.
  2. Estas grasas poliinsaturadas (PUFA) tienen numerosos beneficios para la salud, están significativamente subrepresentadas en las dietas occidentales y se cree que desempeñan un papel clave en la promoción de la salud del cerebro.

El ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA) PUFA omega-3, que se derivan de fuentes marinas (incluidos peces y algas), se consideran típicamente cruciales para la salud del cerebro y los trastornos mentales. El cerebro está compuesto principalmente de lípidos en una proporción de ácidos grasos saturados, ácidos grasos monoinsaturados y PUFA.

Los principales PUFA en el cerebro son el ácido araquidónico de ácidos grasos omega-6 (AA; 20: 4n-6) y el ácido graso omega-3 DHA (22: 6n-3). El AA y el DHA se acetilan en la posición sn-2 de los fosfolípidos de membrana de las neuronas. La enzima fosfolipasa A2 «activa» estos 2 PUFA hidrolizando el enlace éster de acilo.

El DHA y el AA ejercen entonces efectos opuestos sobre la vía de transducción de señalización de la proteína quinasa C (PKC) y los múltiples eventos sinápticos posteriores regulados por PKC.49 Los eicosanoides (moléculas de señalización producidas por la oxidación de ácidos grasos de 20 carbonos) derivados de AA son proinflamatorios, mientras que los docosanoides (moléculas de señalización producidas por la oxigenación de ácidos grasos esenciales de 22 carbonos) derivados del DHA son antiinflamatorios.

Por lo tanto, si aumenta la relación AA: DHA de la membrana, aumentaría la respuesta inflamatoria perjudicial para la función normal del cerebro. La evidencia emergente ha indicado que una ingesta inadecuada de AGPI omega-3 puede estar asociada con el trastorno bipolar. En primer lugar, Noaghiul y Hibbeln51 han señalado en un estudio multinacional que las dietas más ricas en la ingesta de pescado graso (alimentos ricos en ácidos grasos omega-3) se asociaron con una tasa de prevalencia de por vida más baja de los trastornos bipolares I, bipolar II y del espectro bipolar.

En segundo lugar, Evans y col.52 encontraron que había una ingesta reducida de AGPI omega-3 y omega-6 en las dietas de los pacientes con trastornos bipolares. En tercer lugar, Bly y col.53 demostraron que la dieta de los pacientes bipolares tiene una proporción más alta de ácidos grasos poliinsaturados omega-6 y omega-3 (lo que refleja un patrón dietético occidental).

En cuarto lugar, los estudios en animales han demostrado que las dietas deficientes en AGPI omega-3 alteran los sistemas de monoaminas en las estructuras límbicas.54 En quinto lugar, la evidencia de los estudios de composición de ácidos grasos en el tejido periférico sugiere que los pacientes con trastorno bipolar presentan insuficiencia de AGPI omega-3 en relación con los controles normales.55,56 En sexto lugar, en estudios de autopsias cerebrales de pacientes con trastorno bipolar, el DHA fue significativamente menor en la corteza orbital frontal (OFC) de los pacientes bipolares en comparación con los controles normales de la misma edad, y la composición de DHA se correlacionó inversamente con las elevaciones de AA y ácido esteárico conversión / metabolismo.50 Es de destacar que los pacientes bipolares que se suicidaron también exhibieron déficits selectivos en la composición de OFC DHA, un hallazgo que es consistente con estudios en depresión unipolar).

Séptimo, se ha demostrado que los estabilizadores del estado de ánimo inhiben específicamente el recambio de la membrana y la señalización descendente de AA, pero no de DHA, lo que sugiere que la actividad estabilizadora del estado de ánimo puede actuar en parte mejorando la proporción de AA: Actividad de DHA.57 Por último, las revisiones sistemáticas de ensayos clínicos que utilizan ácidos grasos omega-3 han demostrado consistentemente un efecto significativo de los AGPI omega-3 en la mejora de los síntomas depresivos (pero no maníacos) en el trastorno bipolar.58-60 Como se ha señalado anteriormente, existen 2 tipos principales de AGPI omega-3: DHA y EPA.

Varias revisiones61,62 han sugerido que EPA, en lugar de DHA, es responsable de los efectos beneficiosos de los AGPI omega-3 en los trastornos depresivos y que los suplementos que contienen EPA superior al 60% fueron más efectivos contra la depresión primaria.58 Este hallazgo es algo sorprendente dado que el DHA es un componente estructural importante de las membranas neuronales y el EPA está presente en niveles relativamente mucho más bajos.

Hay varias explicaciones posibles para este hallazgo, incluido el hecho de que el DHA está mal incorporado en el cerebro humano y el EPA puede facilitarlo. Otras explicaciones incluyen el efecto antiinflamatorio de los eicosanoides derivados de EPA, su eficacia para reducir las citocinas inflamatorias, el factor de necrosis tumoral-a, la interleucina (IL) -6 e IL-1b, y el aumento de N-acetil-aspartato en el cerebro (lo que sugiere un papel neuroprotector).58 Sin embargo, los problemas metodológicos también pueden haber sesgado los resultados a favor de las recetas que contienen EPA.

La dosis de EPA varió en cada estudio, por lo que la dosis recomendada en los trastornos depresivos puede oscilar entre 1 ga 10 g por día.63 La evidencia del uso de AGPI omega-3 en el trastorno bipolar sugiere un efecto positivo en la depresión, pero no en la manía; sin embargo, los datos limitados disponibles deben advertir al médico con cautela en sus expectativas clínicas.

Además, la evidencia actual solo respalda su uso como un tratamiento complementario, no como una alternativa a las intervenciones psicofarmacológicas estándar. En el lado positivo, los PUFA omega-3 no parecen tener ningún efecto adverso significativo y puede ser útil para la salud en general.59 N-ACETILCISTENÍA Como se ha señalado anteriormente, la evidencia reciente ha implicado la relevancia de la inflamación sistémica y el daño oxidativo en el trastorno bipolar.64 Esta evidencia está respaldada por 5 hallazgos destacados: (1) evidencia de defensa oxidativa desregulada en el trastorno bipolar, (2) efectos del estrés oxidativo en constituyentes celulares (particularmente lípidos y ADN mitocondrial), (3) evidencia estructural concordante de procesos neuroprogresivos, (4) estudios que han señalado que los tratamientos bipolares tienen influencias significativas en los procesos oxidativos, y (5) estudios de asociación de polimorfismos de genes clave en la vía del glutatión.65 Los investigadores,por lo tanto, están interesados en tratamientos que puedan apuntar a estas vías.

El glutatión es el principal antioxidante endógeno del cerebro. Neutraliza las especies reactivas de oxígeno y nitrógeno y es responsable de mantener el equilibrio oxidativo en la célula. El glutatión es vulnerable a la depleción y se reduce sustancialmente en pacientes con trastorno bipolar.66 Sin embargo, la administración oral de glutatión no es adecuada para reponer las insuficiencias porque se hidroliza rápidamente por mecanismos de primer paso y luego atraviesa mal la barrera hematoencefálica.

Por tanto, los investigadores se han centrado en el uso de N-acetilcisteína (NAC). La NAC es un precursor del glutatión y proporciona L-cisteína, el factor limitante en la vía de síntesis del glutatión.67 Además, se ha demostrado que la NAC tiene propiedades antiinflamatorias que están relacionadas con las vías oxidativas.66 Ensayos clínicos en el trastorno bipolar han encontrado que la NAC mejora significativamente los síntomas depresivos y los resultados funcionales de los pacientes durante la fase de mantenimiento del tratamiento durante un período de 24 semanas.65,68,69 Los análisis secundarios también señalaron que la NAC fue útil para pacientes bipolares con episodios depresivos completos y pacientes bipolares II.70,71 La dosis de NAC fue de 500 mg o 1000 mg dos veces al día.

Aunque estos datos apoyan su uso para mejorar los síntomas depresivos en el tratamiento de mantenimiento, actualmente se están realizando ensayos para evaluar su uso como terapia complementaria para los episodios depresivos bipolares agudos.72 El perfil de tolerabilidad de la NAC parece benigno, pero debe tenerse en cuenta que los datos sobre su seguridad y la tolerabilidad en el uso a largo plazo es limitada.

VITAMINAS La vitamina D y el ácido fólico son esenciales para el buen funcionamiento neuronal y se ha demostrado que son útiles en la depresión. Los niveles bajos de vitamina D se han asociado con el trastorno bipolar; sin embargo, no se han realizado estudios que analicen la eficacia del tratamiento con vitamina D en el trastorno bipolar.

El ácido fólico y el folato (convertido en L-metilfolato en el cuerpo) se utilizan cada vez más en los trastornos depresivos. Se cree que el folato puede afectar el tratamiento de la depresión al facilitar la producción de neurotransmisores (modulando la homocisteína y S-adenosil metionina) y mejorando la reparación y metilación del ADN.73,74 Sin embargo, la evidencia de su uso en el trastorno bipolar es limitada.

Sólo un estudio publicado evaluó el uso de aumento de ácido fólico (200 mg) versus placebo en una pequeña muestra de pacientes con depresión bipolar tratados con litio.75 No se observaron diferencias significativas entre los 2 grupos en sus síntomas depresivos después de 52 semanas.

El hallazgo negativo del estudio del ácido fólico puede deberse a la forma de vitamina, porque el ácido fólico, a diferencia del folato natural, primero debe reducirse antes de que pueda cruzar la barrera hematoencefálica. En los estudios de depresión se han encontrado asociaciones beneficiosas con más frecuencia con el folato natural y el L-metilfolato que con el ácido fólico.76 El inositol, una sustancia similar a las vitaminas que se encuentra en muchas plantas y animales, es un isómero de glucosa precursor del fosfatidilinositol, un importante sistema de segundo mensajero que está vinculado a los receptores de neurotransmisores.77 Chengappay col.78realizaron un ensayo controlado de 6 semanas utilizando 12 g de inositol en 24 pacientes bipolares con depresión.

Encontraron una reducción significativa de los síntomas depresivos después de 3 semanas, pero esta mejora no se mantuvo durante las 6 semanas completas. Otro estudio de 5 a 20 g de aumento de inositol para estabilizar el estado de ánimo en 17 pacientes bipolares tampoco encontró una mejora significativa en los resultados del estado de ánimo.79 Sin embargo, los resultados de los subestudios del STEP-BD, un estudio abierto de 16 semanas de estabilizadores del estado de ánimo con 1 de 3 compuestos: lamotrigina, inositol o risperidona, realizado en sujetos con depresión bipolar resistente al tratamiento, sugirieron una posible eficacia.

Todos los pacientes habían demostrado una respuesta deficiente a las 12 semanas de un tratamiento estándar o una de las vías de atención aleatorias o tenían antecedentes de falta de respuesta a al menos 2 antidepresivos o un antidepresivo más estabilizador del estado de ánimo. Los investigadores encontraron que la tasa de recuperación fue del 23,8% con lamotrigina, del 17,4% con inositol y del 4,6% con risperidona.80 Existe solo información limitada sobre el perfil de seguridad del inositol, por lo que los médicos deben tener cuidado al considerar su uso.

RESUMEN Al igual que con las condiciones físicas, es probable que el trastorno bipolar se vea afectado significativamente por la dieta y la nutrición. Los patrones dietéticos se han asociado con el trastorno bipolar, incluido el posible efecto protector de una dieta mediterránea.

  • Además, existe evidencia en el trastorno bipolar de inflamación del sistema y de metabolismo alterado de los ácidos grasos omega-3, condiciones ambas que pueden mejorarse con una intervención dietética.
  • Desafortunadamente, la evidencia científica que examina la relación entre la dieta y el trastorno bipolar en este momento es relativamente escasa.

Sin embargo, según la evidencia de otros trastornos cerebrales, incluida la depresión unipolar, existe optimismo de que las alteraciones nutricionales pueden tener un papel definido en el tratamiento del trastorno bipolar como potenciadores de la farmacoterapia.

  • Los más prometedores, tanto en términos de eficacia potencial como de perfiles de seguridad, son los AGPI omega-3, NAC, inositol y L-metilfolato.
  • Estos suplementos nutricionales ya se han incorporado a algunos de los algoritmos publicados para el tratamiento de la depresión bipolar.
  • Las pautas para la depresión bipolar81 de la Red Canadiense para el Tratamiento del Estado de Ánimo y la Ansiedad y la Sociedad Internacional para los Trastornos Bipolares81 enumeran el aumento con EPA y NAC entre sus opciones de tratamiento novedosas o experimentales, mientras que el Proyecto de Algoritmo de Medicamentos de Texas para la depresión bipolar82 enumera el aumento de inositol como un posible quinto paso.

Rakofsky y Dunlop83 comentan que, dada la evidencia limitada para estos suplementos nutricionales, su ubicación al final de estos algoritmos es apropiada. Sin embargo, se debe prestar más atención al papel más importante de la dieta y la nutrición en los pacientes bipolares al comienzo del tratamiento.

A pesar de la clara evidencia de un vínculo entre la nutrición y el trastorno bipolar, sigue existiendo una razón de peso para aconsejar a los pacientes bipolares que mejoren sus dietas. Las personas con trastorno bipolar tienen un riesgo elevado de pobres resultados médicos, como enfermedades cardiovasculares, diabetes y síndrome metabólico, todas afecciones que pueden prevenirse y mejorarse con modificaciones dietéticas.

You might be interested:  Que Puedo Vender En La Escuela De Comida?

El aumento de la ingesta de frutas, verduras, nueces y cereales integrales, mientras se reduce el consumo de grasas saturadas, carnes procesadas, cereales refinados y azúcares, mejorará el perfil de riesgo de salud general de un paciente bipolar y tiene el potencial de mejorar también sus resultados psiquiátricos.

¿Qué pasa si un bipolar no toma litio?

Investigadores del Salk Institute han evidenciado que la disminución de la activación del gen llamado LEF1 es más común en las neuronas de las personas con trastorno bipolar que no responden al litio. El litio se considera el estándar para el tratamiento del trastorno bipolar, pero casi el 70 por ciento de las personas con trastorno bipolar no responden a él.

Esto los deja en riesgo de sufrir cambios de humor debilitantes y potencialmente mortales. Este estudio, publicado en la revista científica ‘ Molecular Psychiatry’, ha apuntado que el culpable puede estar en la actividad genética, o en la falta de ella. Este trabajo muestra que la disminución de la activación de un gen llamado LEF1 interrumpe la función neuronal ordinaria y promueve la hiperexcitabilidad en las células cerebrales, un sello distintivo de trastorno bipolar.

El trabajo podría resultar en un nuevo objetivo de fármacos para el trastorno bipolar, así como un biomarcador para la falta de respuesta del litio. «Solo un tercio de los pacientes responden al litio con la desaparición de los síntomas. Estábamos interesados en los mecanismos moleculares detrás de la resistencia al litio, lo que bloqueaba el tratamiento con litio en los que no respondían.

  • Encontramos que el LEF1 era deficiente en las neuronas derivadas de los no respondedores.
  • Estábamos entusiasmados al ver que era posible aumentar el LEF1 y sus genes dependientes, convirtiéndolo en una nueva diana para la intervención terapéutica en la trastorno bipolar», señala Renata Santos, coautora principal del estudio.

El estudio se basa en los hallazgos anteriores del equipo, que informaron que las neuronas de las personas con trastorno bipolar que no responden al litio son más grandes, disparan de manera diferente (son más fáciles de estimular, o hiperexcitables), y tienen un mayor flujo de potasio,

Entre los sujetos del actual estudio del equipo se incluyeron personas que respondieron al litio, personas que no respondieron y personas sin trastorno bipolar (controles). Utilizando métodos de células madre, los investigadores cultivaron neuronas a partir de las células sanguíneas de los sujetos y compararon la disposición genética y el comportamiento de las neuronas de los tres grupos.

Observaron muchos genes en general, pero el LEF1 se destacó como uno de los más diferentes en los no respondedores. Normalmente, el LEF1 juega un papel decisivo en la función neuronal al emparejarse con otra proteína llamada beta-catenina. El emparejamiento típicamente activa otros genes que regulan el nivel de actividad en la neurona.

En las neuronas de control o de respuesta, el litio permite que la beta-catenina se empareje con el LEF1. Pero en las que no responden, el litio es ineficaz porque los niveles de LEF1 son demasiado bajos para que se produzca el emparejamiento, por lo que no hay regulación de la actividad celular. Cuando el equipo administró ácido valproico, un tratamiento que se usa a menudo para los que no responden, las mediciones mostraron un aumento en los niveles de LEF1 y la activación de los otros genes relevantes.

Y cuando el equipo silenció el gen LEF1 en las neuronas de control, encontraron que los genes relacionados no estaban activados. Juntos, estos resultados indican el papel crítico que juega el LEF1 en el control de la hiperexcitabilidad neuronal. «Cuando silenciamos el gen LEF1, las neuronas se volvieron hiperexcitables.

  • Y cuando usamos ácido valproico, la expresión del LEF1 aumentó, y disminuimos la hiperexcitabilidad.
  • Eso demuestra que hay una relación causal, y por eso pensamos que el LEF1 puede ser un posible objetivo de la terapia con medicamentos «, argumenta otro de los responsables del estudio, Shani Stern.
  • El LEF1 también puede ayudar a los investigadores a desarrollar una prueba de detección de la capacidad de respuesta.

Actualmente, los médicos solo pueden determinar si un paciente responde al litio administrando un curso completo de tratamiento, que podría tomar un año. Ahora bien, la actividad atenuada del LEF1 puede ser un indicador de que un paciente no responderá al litio, lo que permite una forma más rápida y eficiente de abordar la terapia.

Fuente: infosalus Foto: versionz

¿Cómo afecta el litio a la tiroides?

Actúa principalmente inhibiendo la liberación de hormona tiroidea lo cual puede ocasionar hipotiroidismo y bocio.

¿Qué medicamentos no tomar con litio?

Cuidado con los siguientes fármacos porque pueden alterar los niveles de litio: Antiinflamatorios no esteroideos: ibuprofeno, naproxeno, indometacina. Diuréticos, medicamentos que aumentan la diuresis.

¿Qué función tiene el litio en el cuerpo humano?

Reservas de Litio – Argentina, en cambio, se beneficia de tener un litio más puro en sus yacimientos del noroeste del país, ya que la presencia de magnesio es menor, y las concesiones privadas han avanzado sobre la casi totalidad de los yacimientos desde la llegada de Mauricio Macri a la presidencia de aquél país.

Con todo ello, los tres países están llamados a manejar el mercado del litio en el mundo. La nueva Arabia Saudí del Petróleo Blanco, como ha bautizado la revista Forbes a la región. El símil no es una mera ocurrencia. La razón es que el litio podría ser el sustituto de los combustibles fósiles, de ahí la importancia que ha cobrado en los años recientes.

El principal uso del litio en la actualidad es para la fabricación de baterías eléctricas recargables. El mayor potencial de esta industria viene por el uso de estas baterías en vehículos a propulsión eléctrica y sistemas de almacenamiento energético. En Que Comida Se Encuentra El Litio

¿Qué función tiene el litio en el cerebro?

SOCHITAB 1. Prevención de las fases de depresión y manía en el trastorno bipolar El efecto preventivo de la aparición de las fases de depresión o manía fue demostrado por el psiquiatra danés Mogens Schou en el año 1966. Los resultados de estudios posteriores han replicado este hallazgo y mostrado un efecto superior del litio cuando se le compara con otros estabilizadores del ánimo.

  • 2. Efecto en el tratamiento de la depresión bipolar aguda y de prevención de la depresión mayor recurrente (unipolar)

El uso del litio como un potenciador de los antidepresivos en el curso de una depresión resistente debe ser considerado como la alterativa de elección. Los estudios realizados por Bauer en Alemania concluyen cuando se usa el litio como potenciador y el cuadro depresivo remite, el uso de litio se debe mantener con la misma dosis que se logró la mejoría del ánimo; por un período de al menos un año.

  1. 3. Litio como como medicamento en la prevención del suicidio

Estudios de seguimiento de pacientes con trastorno bipolar tratados con litio por periodos prolongados de tiempo en Europa Y Norteamérica coinciden en que los pacientes que se tratan con litio presentan una menor tasa de intentos y de suicidio consumado, comparados con las personas que toman un anticonvulsivante como estabilizador del ánimo.

  • 4. Efecto neurotrófico y neuroprotector

En personas que usan el litio se han encontrado un aumento del volumen del hipocampo, del tálamo, de la amígdala y de la corteza cerebral lo que se ha relacionado por la capacidad de éste, aumentar la neurogénesis (generación de nuevas neuronas) y de las células de la glía (sostén) del cerebro. En base a estos estudios se puede afirmar que el uso de litio produce nuevas neuronas.

  1. 5. El litio podría reducir el riesgo de demencia

Estudios realizados en Dinamarca y Brasil han encontrado que el uso de litio se asocia con una menor incidencia de demencia. Una dosis pequeña de litio del orden de 150 mg al día durante un año en mujeres mayores que presentaban deterioro cognitivo leve, disminuyo la velocidad de deterioro cognitivo comparada con mujeres que recibieron un placebo (droga inerte).

  • 6. Efectos adversos
  • El uso de litio debe ser indicado por un médico psiquiatra y se debe controlar con exámenes de laboratorio que chequeen la concentración de litio en la sangre (litemia), el funcionamiento del riñón y de la glándula tiroides y paratiroides, con una frecuencia al menos cuatro veces al año.
  • Como regla general, en un adulto se recomienda subir la dosis de litio en forma gradual hasta alcanzar una litemia entre 0,6 y 0,8 mmol/LT, para obtener el efecto terapéutico de prevenir de las recaídas de manía y depresión
  • El perfil de efectos adversos del litio es relativamente benigno cuando se usa en las dosis usuales, se realiza una monitoreo frecuente y se evitan las sobredosis

Los efectos secundarios, no ocurren en todas las personas que lo toman. Cuando aparecen, los más frecuentes son el temblor, sed, aumento de la diuresis, diarrea y disminución de la incorporación de yodo a la tiroides. El 15% de las personas que toman litio en forma prolongada pueden presentar un hipotiroidismo, el que corrige fácilmente con un suplemento de hormona tiroidea.

  • Otro efecto adverso que podría aparecer asociado al uso prolongado del litio es un menoscabo de la función renal y que se evidencia por el aumento de la creatinina y una disminución de la capacidad de filtración del riñón.
  • Esta disminución de la función renal se presenta después 20, 30 o más años de uso y se previene con el uso de la dosis mínima terapéutica, evitando la intoxicación, y haciendo controles períodicos de litemia y función renal,

: SOCHITAB

¿Dónde hay mayor cantidad de litio?

En 2022, Australia fue el líder mundial en producción de litio, con un volumen estimado de 61.000 toneladas métricas. Chile y China ocupaban el segundo y tercer lugar, con 39.000 y 19.000 toneladas métricas, respectivamente.

¿Qué fruta es antidepresiva?

Lista de alimentos antidepresivos ricos en magnesio – Como ya hemos dicho, el magnesio es ideal para combatir la depresión. Por tanto, incluir alimentos ricos en este mineral es esencial para sentir mejoría en nuestro estado anímico. Algunos de estos alimentos antidepresivos son: • Frutos secos: sobre todo en las avellanas, los anacardos y las nueces.

¿Qué pasa si hay exceso de litio en el cuerpo?

La intoxicación aguda ocurre más frecuentemente en los pacientes que no están en tratamiento con litio, clínicamente, predominan los síntomas neurológicos, que pueden ir desde temblor de manos, rigidez, nistagmo y ataxia hasta alteración en el estado de conciencia y convulsiones.

¿Cómo obtener litio de manera natural?

El litio se extrae a partir de tres tipos de depósitos: salmueras, pegmatitas y rocas sedimentarias. Depósitos de salmuera representan alrededor del 66% de los recursos de litio a nivel mundial y se encuentran principalmente en las salinas de Chile, Argentina, China y el Tíbet.

¿Qué fruta es antidepresiva?

Lista de alimentos antidepresivos ricos en magnesio – Como ya hemos dicho, el magnesio es ideal para combatir la depresión. Por tanto, incluir alimentos ricos en este mineral es esencial para sentir mejoría en nuestro estado anímico. Algunos de estos alimentos antidepresivos son: • Frutos secos: sobre todo en las avellanas, los anacardos y las nueces.

¿Qué debe comer una persona bipolar?

PALABRAS CLAVE

Depresión bipolar, Dieta, Nutrición, Ácidos grasos omega-3, N-acetilcisteína, Vitamina D, Dieta mediterránea

PUNTOS CLAVE

La creciente investigación ha identificado la calidad de la dieta como un importante contribuyente potencial a la estabilidad y expresión del estado de ánimo. Los patrones dietéticos mediterráneos en comparación con los patrones dietéticos occidentales pueden contribuir a una buena salud mental en general y al trastorno bipolar en particular. Los pacientes con trastorno bipolar tienden a tener una dieta de peor calidad, con una mayor ingesta de azúcar, grasas y carbohidratos. Esto puede contribuir tanto a la mala salud física como a la salud mental. Se ha demostrado que los ácidos grasos omega-3 y la N-acetilcisteína son complementos dietéticos útiles para el control de los síntomas depresivos bipolares.

INTRODUCCIÓN La psiquiatría nutricional es una disciplina emergente centrada en la relación entre los patrones dietéticos y los trastornos de salud mental. Mientras que el papel de la dieta en la salud física está bien reconocido, la relación entre la dieta y la salud mental ha recibido mucha menos atención.

Es bien sabido que la calidad de la dieta está asociada con muchas enfermedades, como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes tipo 2, la hipertensión y los accidentes cerebrovasculares. Por lo tanto, los proveedores de atención médica suelen promover cambios que susciten buenos hábitos alimentarios para prevenir y tratar estas enfermedades.

Sin embargo, el papel de la dieta en la salud mental es mucho menos conocido y con una promoción limitada entre los médicos. Sin embargo, el impacto que la nutrición puede tener en el cerebro es evidente. El cerebro opera a una tasa metabólica muy alta, controlando gran parte de la ingesta de nutrientes del cuerpo para apoyar su estructura y potenciar su función.

La psiquiatría nutricional postula que la dieta puede contribuir a la resiliencia o al riesgo de enfermedad mental. Durante la última década, ha habido un número creciente de estudios bien diseñados que han demostrado la asociación de una dieta saludable con mejoras en una variedad de enfermedades y síntomas mentales, como depresión, ansiedad, atención e irritabilidad2-9.

Además, los tamaños de sus efectos positivos sugieren que ciertas intervenciones dietéticas pueden ser clínicamente relevantes para los pacientes, aunque hasta el momento, no hay datos disponibles sobre el impacto terapéutico de los cambios dietéticos en las enfermedades mentales existentes10.

El efecto de la dieta en los trastornos depresivos mayores ha sido recientemente un área de estudio más intenso. Dos metaanálisis de la dieta y la depresión han respaldado la observación de que una dieta de estilo mediterráneo se asocia con un efecto protector sobre la depresión (así como el accidente cerebrovascular y los deterioros cognitivos), mientras que un patrón dietético occidental se asocia con una mayor probabilidad de depresión.4,11 En otro metaanálisis, Laiy col.3 concluyeron que las dietas que enfatizaban frutas, verduras, pescado y cereales integrales se asociaban con un menor riesgo de depresión.

Estos resultados sugieren que lo que comemos puede marcar una diferencia en cómo pensamos, o al menos en cómo nos sentimos. La evaluación del papel que pueden tener la nutrición y los nutracéuticos en el trastorno bipolar ha recibido una atención de investigación muy limitada.

En el cambio de siglo, los datos que estaban disponibles a menudo se extrajeron de análisis secundarios y experimentales de estudios con otros focos de atención, a menudo cono una interpretación poco clara.12 Sin embargo, con los hallazgos recientes del papel que la dieta puede desempeñar en la depresión y un nuevo marco para comprender la relación entre la nutrición y los síntomas afectivos, ha habido un mayor enfoque en la nutrición en el trastorno bipolar.

El propósito de este artículo es revisar las investigaciones recientes realizadas sobre nutrición y trastorno bipolar, con especial énfasis en su fase depresiva. También se discute el potencial de las intervenciones nutricionales para las depresiones bipolares.

NUTRICIÓN EN EL TRASTORNO BIPOLAR En el siglo pasado, la industria alimentaria ha experimentado una enorme transformación, lo que ha resultado en aumentos sustanciales en la producción, disponibilidad, publicidad y venta de alimentos.12 Estos cambios han provocado cambios profundos en la composición de las dietas a nivel mundial, lo que a su vez, ha contribuido al aumento de la carga de enfermedades (como las enfermedades cardiovasculares, los accidentes cerebrovasculares y la hipertensión) durante la última parte del siglo XX.13,14 Como se ha señalado anteriormente, la dieta occidental ha sido objeto de un mayor escrutinio por su papel en estas enfermedades.

Una dieta occidental refleja un mayor consumo de alimentos como carnes procesadas, pizza, patatas fritas, hamburguesas, pan blanco, azúcar, bebidas edulcoradas y cerveza, un patrón que refleja una alta ingesta de grasas saturadas, sodio, nitritos y carbohidratos refinados, que incluyen azúcares.

En la investigación de la salud, este patrón dietético se compara con frecuencia con una dieta mediterránea, que enfatiza el consumo de frutas, verduras, pescado y granos integrales, al tiempo que limita las grasas no saludables. Datos recientes del estudio de cohorte SUN (Seguimiento Universidad de Navarra) en España, un estudio longitudinal en curso de 10.094 adultos, demostraron una asociación inversa entre el nivel de adherencia a un patrón dietético mediterráneo y el riesgo de depresión7.

La cohorte Whitehall II, un estudio longitudinal con sede en Gran Bretaña con 3.486 participantes encontró un mayor riesgo de depresión autoinformada después de 5 años para aquellos que se adhieren con más fuerza a un patrón de dieta de estilo occidental, y un riesgo reducido para aquellos que siguen una patrón de dieta de alimentos integrales.15 Estos hallazgos también han planteado la pregunta sobre la dieta y el trastorno bipolar, especialmente dada la preocupación de que muchos pacientes bipolares tienen un mayor riesgo de síndrome metabólico.

¿Qué tipo de dietas suelen tener los pacientes con trastorno bipolar? Se han realizado algunos estudios transversales que han evaluado las dietas en pequeños grupos de pacientes bipolares. Jacka y col.16 compararon las dietas de 23 mujeres con trastorno bipolarcon 691 mujeres sin antecedentes de depresión.

Descubrieron que las pacientes bipolares tenían una dieta con mayor ingesta energética y mayor carga glucémica que los controles. Además, los puntajes de la dieta mostraron un mayor consumo del patrón dietético de estilo occidental y puntajes más bajos para un patrón dietético tradicional (verduras, frutas, carne de res, cordero, pescado y alimentos integrales).

Elmslie y col.17 revisaron el consumo de alimentos de las 24 horas anteriores de 89 pacientes ambulatorios bipolares en comparación con 445 sujetos control de la misma edad y sexo. Descubrieron que los pacientes bipolares consumían más carbohidratos totales, sacarosa, bebidas no alcohólicas, bebidas edulcoradas, pasteles y dulces.

Kilbourne y col.18 en su revisión de la nutrición en los veteranos, evaluaron los informes de estilo de vida de 1.945 veteranos con trastorno bipolar y lo compararon con 3.086 veteranos sin trastornos mentales diagnosticados. No encontraron una diferencia en la ingesta de frutas y verduras informada, pero observaron que esto en realidad reflejaba el nivel generalmente bajo de ingesta en la población general.

Lo que estos estudios subrayan es que los pacientes bipolares tienden a consumir una dieta poco saludable, pero se desconoce cómo la dieta y el trastorno bipolar pueden interactuar entre sí. Es posible que la mala calidad de la dieta pueda tener un papel causal en el trastorno bipolar. Es posible que la mala calidad de la dieta represente un factor de estilo de vida asociado con la enfermedad.

Es posible que la mala calidad de la dieta sea causada por los tratamientos para la enfermedad. Es posible que los pacientes bipolares consuman preferentemente alimentos dulces y grasos como método de automedicación19. También es posible que la calidad de la dieta y el trastorno bipolar interactúen en más de una de estas formas.

Por ejemplo, en el análisis de Kilbourne y col.18 sobre la nutrición en los veteranos, también se identificaron factores de comportamiento en pacientes con trastorno bipolar que contribuirían a una dieta poco saludable en cualquier persona que se involucre en estos comportamientos. Observaron que era mucho más probable que el grupo bipolar informara: comer solo una comida al día, comer solo o tener dificultades para obtener / cocinar alimentos.

El acceso deficiente a la nutrición o las opciones dietéticas limitadas para los pacientes bipolares pueden contribuir directamente a la mala calidad de la dieta. La enfermedad puede ser la causa de decisiones de estilo de vida poco saludables. Además, en la revisión de la dieta de Elmslie y col.17 los investigadores plantearon la hipótesis de que la causa de los malos patrones dietéticos del grupo bipolar (mayor consumo de dulces en el grupo bipolar) puede ser un fenómeno inducido por los medicamentos ya que el 87% de la muestra tomaba medicamentos psicotrópicos, que pueden causar significativamente aumento de peso y síndrome metabólico.

  • En otras palabras, el tratamiento de la enfermedad puede ser la causa de patrones de alimentación poco saludables.
  • Lopresti y Jacka19señalaron que el azúcar puede reducir el cortisol inducido por el estrés y, por lo tanto, puede ser utilizado en exceso por pacientes bipolares, que tienden a tener más factores estresantes en la vida (o peores habilidades de afrontamiento).
You might be interested:  Comida Que Empiece Con V?

Además, uno de los síntomas principales de la depresión / manía bipolar es un cambio en el apetito y el peso, lo que sugiere que la enfermedad puede inducir la elección de patrones de dieta poco saludables. Finalmente, otros han sugerido que la dieta en realidad puede causar o empeorar la enfermedad bipolar.

  1. Mientras que en el pasado se pensaba que esta hipótesis era algo inverosímil, los nuevos conocimientos sobre el trastorno bipolar nos han llevado a repensar esta posibilidad.
  2. Debido a la nebulosa asociación entre la dieta y la enfermedad bipolar, estudios adicionales han requerido ese control de las variables de confusión para poder evaluar mejor el papel de la dieta en el trastorno bipolar.

MARCO TEÓRICO PARA LA INTERACCIÓN ENTRE NUTRICIÓN Y TRASTORNO BIPOLAR A pesar de la evidencia cada vez mayor del papel de la dieta en el trastorno bipolar, la aceptación y la traducción a la práctica a menudo se han minimizado debido a la falta de marcos teóricos claros sobre los cuales los investigadores puedan construir hipótesis informadas y los médicos puedan integrar en intervenciones efectivas.20 Sin embargo, el incrementode la investigación sobre las vías biológicas que están desreguladas en pacientes con trastorno bipolar ha proporcionado nuevos conocimientos sobre cómo la nutrición puede contribuir al desarrollo de la enfermedad.

La mejor comprensión de los procesos inflamatorios, el funcionamiento inmunológico y la neuroprogresión en pacientes bipolares ha proporcionado nuevas hipótesis que desafían la comprensión del desarrollo y tratamiento de los trastornos del estado de ánimo. Lopresti y Jacka19 realizaron una revisión de varias de estas vías biológicas que han mostrado desregulación en el trastorno bipolar y cómo la dieta puede interactuar para inducir o mantener estas desregulaciones.

Incluyen actividad monoaminérgica, procesos inflamatorios, estrés oxidativo, actividad mitocondrial y neuroprogresión. ACTIVIDAD MONOAMINÉRGICA Durante los últimos 50 años, el enfoque del tratamiento de los trastornos del estado de ánimo, especialmente los episodios depresivos, ha estado en los neurotransmisores monoaminérgicos: dopamina, serotonina y norepinefrina.

  1. Se cree que las alteraciones en la regulación y disponibilidad de neurotransmisores pueden causar un efecto en cascada sobre la desregulación del estado de ánimo.
  2. Los estudios en animales han determinado que las dietas ricas en grasas pueden afectar directamente la actividad dopaminérgica, noradrenérgica y serotoninérgica en todo el cerebro.21-23 Además, la señalización dopaminérgica desregulada observada en ratas obesas que fueron alimentadas con una dieta alta en grasas pareció inducir más ansias por alimentos grasos.24 Las dietas cetogénicas de las que se ha informado que ayudan con los síntomas depresivos y los trastornos bipolares II25 pueden ejercer su efecto aumentando la actividad dopaminérgica en el sistema mesolímbico.26 Los estudios en animales también han encontrado que una dieta alta en grasas disminuye los niveles de serotonina en el cuerpo y evita que la fluoxetina trate eficazmente los comportamientos de estrés.28 En los seres humanos, se ha observado que los refrigerios hipercalóricos ricos en grasas / azúcares reducen los transportadores de serotonina en el hipotálamo.29 Estos hallazgos sugieren que las dietas poco saludables pueden no apoyar adecuadamente a los neurotransmisores involucrados en la regulación del estado de ánimo, o incluso puede empeorar los síntomas del estado de ánimo.

PROCESOS INFLAMATORIOS Los doctores Rosenblat y McIntyre30 han revisado el papel potencial de la inflamación en el trastorno bipolar en un artículo separado de este número. Esta inflamación sistémica puede ser causada por varios procesos identificados, pero 2 de ellos están relacionados nutricionalmente: la dieta y la deficiencia de vitamina D31.

  1. Existe evidencia consistente de que una dieta mediterránea y un mayor consumo de frutas / verduras se asocia con una reducción de la inflamación,32-35 mientras que un patrón de dieta occidental se asocia con un aumento de la inflamación36.
  2. Estas relaciones se exploran más a fondo en la discusión posterior sobre los ácidos grasos omega-3.

NEUROPLASTICIDAD Y NEUROPROGRESIÓN En la última década, ha habido un gran interés en la investigación sobre la plasticidad cerebral en los trastornos del estado de ánimo. El factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) es un neuropéptido que ayuda el crecimiento y la diferenciación de las neuronas.

Los estudios han demostrado que una dieta mediterránea se asoció con un aumento de los niveles de BDNF,37 lo que sugiere una mayor capacidad para nutrir las neuronas. Numakawa y col.38 han revisado las interacciones entre la dieta y la actividad alterada del BDNF (destacando también su asociación con la inflamación).

Los estudios en animales han sugerido que las dietas ricas en grasas reducen la expresión de BDNF y disminuyen la cantidad de células recién generadas en el hipocampo39,40. su revisión de nutrición y neurogénesis, Zainuddin y Thuret41 han encontrado que la ingesta calórica, la frecuencia de las comidas y la composición de la dieta de grasas y azúcares afectaron directamente el desarrollo del hipocampo.

Más recientemente, Jacka y col.42 encontraron que los sujetos que mantuvieron un patrón dietético occidental durante un período de 4 años tenían una progresión hacia un volumen del hipocampo izquierdo más pequeño que otros sujetos con dietas más saludables. ESTRÉS EXIDATIVO Un creciente conjunto de evidencia ha implicado el estrés oxidativo y la disfunción mitocondrial en el trastorno bipolar.

Las mitocondrias son responsables de la generación de energía y son extremadamente activas en el cerebro, que es un órgano rico en oxígeno y altamente dependiente de la energía. El metabolismo energético deteriorado desencadena la señalización proapoptótica y el daño oxidativo; esto, a su vez, impide la reparación del ADN mitocondrial.

Estos procesos pueden potenciarse entre sí, lo que lleva a un círculo vicioso, en el que la disfunción mitocondrial conduce al estrés oxidativo, que luego conduce a un mayor daño y disfunción mitocondrial. Los estudios han demostrado que la dieta puede afectar significativamente el funcionamiento mitocondrial.

Una dieta cetogénica mejora la función metabólica celular y mitocondrial, regula al alza el estado antioxidante mitocondrial y protege el ADN mitocondrial del daño inducido por oxidantes.43-45 Además, una dieta de estilo mediterráneo y un consumo elevado de pescado se han asociado con una disminución de los marcadores de estrés oxidativo.46–48 DEPRESIÓN BIPOLAR Y SUPLEMENTOS NUTRICIONALES Los ejemplos anteriores de interacciones nutricionales con vías biológicas desreguladas han proporcionado mejores hipótesis científicas para comprender las posibles interacciones dieta / estado de ánimo.

En su revisión de la dieta y la depresión, O’Neil y col.10observaron que los estudios han identificado consistentemente patrones dietéticos poco saludables como asociados con la depresión. Sugirieron que lo que se excluye de la dieta puede ser tan importante como lo que se incluye. Si bien la comida no es lo mismo que la medicación, cada vez es más evidente que lo que se come afecta a procesos biológicos que a su vez pueden afectar el estado de ánimo.

Hasta el momento, se desconocen los mecanismos exactos en los pacientes con trastorno bipolar, por lo que no se han codificado pautas coherentes para los ajustes dietéticos. Sin embargo, hay varios ejemplos específicos que han demostrado ser útiles en la práctica clínica.

  1. ÁCIDOS GRASOS OMEGA 3 Una modificación dietética que se menciona con frecuencia para su uso en el trastorno bipolar es la adición de ácidos grasos omega-3.
  2. Estas grasas poliinsaturadas (PUFA) tienen numerosos beneficios para la salud, están significativamente subrepresentadas en las dietas occidentales y se cree que desempeñan un papel clave en la promoción de la salud del cerebro.

El ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA) PUFA omega-3, que se derivan de fuentes marinas (incluidos peces y algas), se consideran típicamente cruciales para la salud del cerebro y los trastornos mentales. El cerebro está compuesto principalmente de lípidos en una proporción de ácidos grasos saturados, ácidos grasos monoinsaturados y PUFA.

  • Los principales PUFA en el cerebro son el ácido araquidónico de ácidos grasos omega-6 (AA; 20: 4n-6) y el ácido graso omega-3 DHA (22: 6n-3).
  • El AA y el DHA se acetilan en la posición sn-2 de los fosfolípidos de membrana de las neuronas.
  • La enzima fosfolipasa A2 «activa» estos 2 PUFA hidrolizando el enlace éster de acilo.

El DHA y el AA ejercen entonces efectos opuestos sobre la vía de transducción de señalización de la proteína quinasa C (PKC) y los múltiples eventos sinápticos posteriores regulados por PKC.49 Los eicosanoides (moléculas de señalización producidas por la oxidación de ácidos grasos de 20 carbonos) derivados de AA son proinflamatorios, mientras que los docosanoides (moléculas de señalización producidas por la oxigenación de ácidos grasos esenciales de 22 carbonos) derivados del DHA son antiinflamatorios.

  • Por lo tanto, si aumenta la relación AA: DHA de la membrana, aumentaría la respuesta inflamatoria perjudicial para la función normal del cerebro.
  • La evidencia emergente ha indicado que una ingesta inadecuada de AGPI omega-3 puede estar asociada con el trastorno bipolar.
  • En primer lugar, Noaghiul y Hibbeln51 han señalado en un estudio multinacional que las dietas más ricas en la ingesta de pescado graso (alimentos ricos en ácidos grasos omega-3) se asociaron con una tasa de prevalencia de por vida más baja de los trastornos bipolares I, bipolar II y del espectro bipolar.

En segundo lugar, Evans y col.52 encontraron que había una ingesta reducida de AGPI omega-3 y omega-6 en las dietas de los pacientes con trastornos bipolares. En tercer lugar, Bly y col.53 demostraron que la dieta de los pacientes bipolares tiene una proporción más alta de ácidos grasos poliinsaturados omega-6 y omega-3 (lo que refleja un patrón dietético occidental).

En cuarto lugar, los estudios en animales han demostrado que las dietas deficientes en AGPI omega-3 alteran los sistemas de monoaminas en las estructuras límbicas.54 En quinto lugar, la evidencia de los estudios de composición de ácidos grasos en el tejido periférico sugiere que los pacientes con trastorno bipolar presentan insuficiencia de AGPI omega-3 en relación con los controles normales.55,56 En sexto lugar, en estudios de autopsias cerebrales de pacientes con trastorno bipolar, el DHA fue significativamente menor en la corteza orbital frontal (OFC) de los pacientes bipolares en comparación con los controles normales de la misma edad, y la composición de DHA se correlacionó inversamente con las elevaciones de AA y ácido esteárico conversión / metabolismo.50 Es de destacar que los pacientes bipolares que se suicidaron también exhibieron déficits selectivos en la composición de OFC DHA, un hallazgo que es consistente con estudios en depresión unipolar).

Séptimo, se ha demostrado que los estabilizadores del estado de ánimo inhiben específicamente el recambio de la membrana y la señalización descendente de AA, pero no de DHA, lo que sugiere que la actividad estabilizadora del estado de ánimo puede actuar en parte mejorando la proporción de AA: Actividad de DHA.57 Por último, las revisiones sistemáticas de ensayos clínicos que utilizan ácidos grasos omega-3 han demostrado consistentemente un efecto significativo de los AGPI omega-3 en la mejora de los síntomas depresivos (pero no maníacos) en el trastorno bipolar.58-60 Como se ha señalado anteriormente, existen 2 tipos principales de AGPI omega-3: DHA y EPA.

Varias revisiones61,62 han sugerido que EPA, en lugar de DHA, es responsable de los efectos beneficiosos de los AGPI omega-3 en los trastornos depresivos y que los suplementos que contienen EPA superior al 60% fueron más efectivos contra la depresión primaria.58 Este hallazgo es algo sorprendente dado que el DHA es un componente estructural importante de las membranas neuronales y el EPA está presente en niveles relativamente mucho más bajos.

Hay varias explicaciones posibles para este hallazgo, incluido el hecho de que el DHA está mal incorporado en el cerebro humano y el EPA puede facilitarlo. Otras explicaciones incluyen el efecto antiinflamatorio de los eicosanoides derivados de EPA, su eficacia para reducir las citocinas inflamatorias, el factor de necrosis tumoral-a, la interleucina (IL) -6 e IL-1b, y el aumento de N-acetil-aspartato en el cerebro (lo que sugiere un papel neuroprotector).58 Sin embargo, los problemas metodológicos también pueden haber sesgado los resultados a favor de las recetas que contienen EPA.

La dosis de EPA varió en cada estudio, por lo que la dosis recomendada en los trastornos depresivos puede oscilar entre 1 ga 10 g por día.63 La evidencia del uso de AGPI omega-3 en el trastorno bipolar sugiere un efecto positivo en la depresión, pero no en la manía; sin embargo, los datos limitados disponibles deben advertir al médico con cautela en sus expectativas clínicas.

Además, la evidencia actual solo respalda su uso como un tratamiento complementario, no como una alternativa a las intervenciones psicofarmacológicas estándar. En el lado positivo, los PUFA omega-3 no parecen tener ningún efecto adverso significativo y puede ser útil para la salud en general.59 N-ACETILCISTENÍA Como se ha señalado anteriormente, la evidencia reciente ha implicado la relevancia de la inflamación sistémica y el daño oxidativo en el trastorno bipolar.64 Esta evidencia está respaldada por 5 hallazgos destacados: (1) evidencia de defensa oxidativa desregulada en el trastorno bipolar, (2) efectos del estrés oxidativo en constituyentes celulares (particularmente lípidos y ADN mitocondrial), (3) evidencia estructural concordante de procesos neuroprogresivos, (4) estudios que han señalado que los tratamientos bipolares tienen influencias significativas en los procesos oxidativos, y (5) estudios de asociación de polimorfismos de genes clave en la vía del glutatión.65 Los investigadores,por lo tanto, están interesados en tratamientos que puedan apuntar a estas vías.

El glutatión es el principal antioxidante endógeno del cerebro. Neutraliza las especies reactivas de oxígeno y nitrógeno y es responsable de mantener el equilibrio oxidativo en la célula. El glutatión es vulnerable a la depleción y se reduce sustancialmente en pacientes con trastorno bipolar.66 Sin embargo, la administración oral de glutatión no es adecuada para reponer las insuficiencias porque se hidroliza rápidamente por mecanismos de primer paso y luego atraviesa mal la barrera hematoencefálica.

Por tanto, los investigadores se han centrado en el uso de N-acetilcisteína (NAC). La NAC es un precursor del glutatión y proporciona L-cisteína, el factor limitante en la vía de síntesis del glutatión.67 Además, se ha demostrado que la NAC tiene propiedades antiinflamatorias que están relacionadas con las vías oxidativas.66 Ensayos clínicos en el trastorno bipolar han encontrado que la NAC mejora significativamente los síntomas depresivos y los resultados funcionales de los pacientes durante la fase de mantenimiento del tratamiento durante un período de 24 semanas.65,68,69 Los análisis secundarios también señalaron que la NAC fue útil para pacientes bipolares con episodios depresivos completos y pacientes bipolares II.70,71 La dosis de NAC fue de 500 mg o 1000 mg dos veces al día.

Aunque estos datos apoyan su uso para mejorar los síntomas depresivos en el tratamiento de mantenimiento, actualmente se están realizando ensayos para evaluar su uso como terapia complementaria para los episodios depresivos bipolares agudos.72 El perfil de tolerabilidad de la NAC parece benigno, pero debe tenerse en cuenta que los datos sobre su seguridad y la tolerabilidad en el uso a largo plazo es limitada.

VITAMINAS La vitamina D y el ácido fólico son esenciales para el buen funcionamiento neuronal y se ha demostrado que son útiles en la depresión. Los niveles bajos de vitamina D se han asociado con el trastorno bipolar; sin embargo, no se han realizado estudios que analicen la eficacia del tratamiento con vitamina D en el trastorno bipolar.

El ácido fólico y el folato (convertido en L-metilfolato en el cuerpo) se utilizan cada vez más en los trastornos depresivos. Se cree que el folato puede afectar el tratamiento de la depresión al facilitar la producción de neurotransmisores (modulando la homocisteína y S-adenosil metionina) y mejorando la reparación y metilación del ADN.73,74 Sin embargo, la evidencia de su uso en el trastorno bipolar es limitada.

Sólo un estudio publicado evaluó el uso de aumento de ácido fólico (200 mg) versus placebo en una pequeña muestra de pacientes con depresión bipolar tratados con litio.75 No se observaron diferencias significativas entre los 2 grupos en sus síntomas depresivos después de 52 semanas.

El hallazgo negativo del estudio del ácido fólico puede deberse a la forma de vitamina, porque el ácido fólico, a diferencia del folato natural, primero debe reducirse antes de que pueda cruzar la barrera hematoencefálica. En los estudios de depresión se han encontrado asociaciones beneficiosas con más frecuencia con el folato natural y el L-metilfolato que con el ácido fólico.76 El inositol, una sustancia similar a las vitaminas que se encuentra en muchas plantas y animales, es un isómero de glucosa precursor del fosfatidilinositol, un importante sistema de segundo mensajero que está vinculado a los receptores de neurotransmisores.77 Chengappay col.78realizaron un ensayo controlado de 6 semanas utilizando 12 g de inositol en 24 pacientes bipolares con depresión.

Encontraron una reducción significativa de los síntomas depresivos después de 3 semanas, pero esta mejora no se mantuvo durante las 6 semanas completas. Otro estudio de 5 a 20 g de aumento de inositol para estabilizar el estado de ánimo en 17 pacientes bipolares tampoco encontró una mejora significativa en los resultados del estado de ánimo.79 Sin embargo, los resultados de los subestudios del STEP-BD, un estudio abierto de 16 semanas de estabilizadores del estado de ánimo con 1 de 3 compuestos: lamotrigina, inositol o risperidona, realizado en sujetos con depresión bipolar resistente al tratamiento, sugirieron una posible eficacia.

Todos los pacientes habían demostrado una respuesta deficiente a las 12 semanas de un tratamiento estándar o una de las vías de atención aleatorias o tenían antecedentes de falta de respuesta a al menos 2 antidepresivos o un antidepresivo más estabilizador del estado de ánimo. Los investigadores encontraron que la tasa de recuperación fue del 23,8% con lamotrigina, del 17,4% con inositol y del 4,6% con risperidona.80 Existe solo información limitada sobre el perfil de seguridad del inositol, por lo que los médicos deben tener cuidado al considerar su uso.

RESUMEN Al igual que con las condiciones físicas, es probable que el trastorno bipolar se vea afectado significativamente por la dieta y la nutrición. Los patrones dietéticos se han asociado con el trastorno bipolar, incluido el posible efecto protector de una dieta mediterránea.

Además, existe evidencia en el trastorno bipolar de inflamación del sistema y de metabolismo alterado de los ácidos grasos omega-3, condiciones ambas que pueden mejorarse con una intervención dietética. Desafortunadamente, la evidencia científica que examina la relación entre la dieta y el trastorno bipolar en este momento es relativamente escasa.

Sin embargo, según la evidencia de otros trastornos cerebrales, incluida la depresión unipolar, existe optimismo de que las alteraciones nutricionales pueden tener un papel definido en el tratamiento del trastorno bipolar como potenciadores de la farmacoterapia.

  • Los más prometedores, tanto en términos de eficacia potencial como de perfiles de seguridad, son los AGPI omega-3, NAC, inositol y L-metilfolato.
  • Estos suplementos nutricionales ya se han incorporado a algunos de los algoritmos publicados para el tratamiento de la depresión bipolar.
  • Las pautas para la depresión bipolar81 de la Red Canadiense para el Tratamiento del Estado de Ánimo y la Ansiedad y la Sociedad Internacional para los Trastornos Bipolares81 enumeran el aumento con EPA y NAC entre sus opciones de tratamiento novedosas o experimentales, mientras que el Proyecto de Algoritmo de Medicamentos de Texas para la depresión bipolar82 enumera el aumento de inositol como un posible quinto paso.

Rakofsky y Dunlop83 comentan que, dada la evidencia limitada para estos suplementos nutricionales, su ubicación al final de estos algoritmos es apropiada. Sin embargo, se debe prestar más atención al papel más importante de la dieta y la nutrición en los pacientes bipolares al comienzo del tratamiento.

A pesar de la clara evidencia de un vínculo entre la nutrición y el trastorno bipolar, sigue existiendo una razón de peso para aconsejar a los pacientes bipolares que mejoren sus dietas. Las personas con trastorno bipolar tienen un riesgo elevado de pobres resultados médicos, como enfermedades cardiovasculares, diabetes y síndrome metabólico, todas afecciones que pueden prevenirse y mejorarse con modificaciones dietéticas.

El aumento de la ingesta de frutas, verduras, nueces y cereales integrales, mientras se reduce el consumo de grasas saturadas, carnes procesadas, cereales refinados y azúcares, mejorará el perfil de riesgo de salud general de un paciente bipolar y tiene el potencial de mejorar también sus resultados psiquiátricos.